domingo, octubre 29, 2006

LOS PUENTES DE VENECIA

Venecia vendría siendo un puñado de islas que sólo serían caóticos fragmentos térreos si no fuera por un elemento mágico que cohesiona todo eso: los puentes. Es de público conocimiento que los puentes unen mundos, eso es así SIEMPRE. Son puertas, umbrales, pasadizos; en ocasiones peligrosos por unir realidades demasiado divergentes creando efectos impredecibles.
Los hay de todas formas y tamaños, hay ferias montadas en algunos de ellos ¡algunas personas viven en puentes! También los hay menos pretenciosos, conspícuos, pequeños, silenciosos.



Hay uno, el más poderoso y mágico de todos a uno de sus lados anclaba la vida, y al otro lado, obviamente, su siamesa inseparable. Y cuando los condenados cruzaban sentían cómo el aliento vital los iba dejando de antemano y a eso llamaban un "suspiro", así dieron el nombre al puente... pero nada que ver con nuestros suspiros, con aquellos que soltamos o se escapan cuando algo nos conmueve, nos agota, o cuando experimentamos ese placer... ¡No señor!, aquello no era en modo alguno un suspiro, era la vida misma escapándose del cuerpo antes de que suceda el ahorcamiento. La vida que no quería ver su huida bloqueada por una estúpida garganta colapsada por la cuerda, no dejando más remedio que hallar otras vías de salida como por ejemplo la eyaculación típica en los ahorcados.

Crucé el puente y, como yo no tenía la certeza de los condenados, no suspiré.
Sin embargo, pude ver que la desesperación seguía reverberando en esas piedras. Los condenados se ocuparon bien de dejar la prueba en sus dibujos que quietos, como testigos mudos, daban cuenta de obvios trastornos psicóticos y de oligofrenias... Sus testimonios se lanzaron contra mí implorando salvación, implorando que revelara la verdad que no alcanzaban a tener noción de lo que hacían...
Pero, como sucede siempre a quien llega demasiado tarde, no pude devolverles la vida que les quitaron, quizás apenas escribir aquí, que: "si hubiese habido antipsicóticos, esos hombres hubieran terminado sus vidas de otro modo".

ME GUSTA

Lo que me gusta de mis amigos es que no tengan vergüenza de poner su mano en mi hombro cuando vamos por la calle.

NOSOTROS, COMO PERROS.

Algunos de nosotros poseemos la innata capacidad de lograr regresar siempre desde los lugares más remotos hasta el escenario donde cotidianamente nos asesinamos. Como si intentáramos cincelar la imagen en memoria indeleble, como el eterno retorno de Nietzche. Nadie jamás pudo explicarme cómo lo hacemos, pero siempre tenemos éxito.
"Somos perros abandonados a miles de kilómetros de su hogar, y regresamos; regresamos; regresamos..."

¿Qué perversa nostalgia nos arrastrará a hacerlo?

LUZ


El arco está tenso
Mi mano sostiene en un temblor
la antorcha urgente.
Mi alma está ardiendo.

No es mi intención
quemar prados
Ni casas, ni pueblos...

Solo
 pido al Gran Espíritu
que me permita ser 
una luz fugaz
que atraviese el silencio
del cielo nocturno. 

TU CORAZON

El espacio es un sitio de encuentro, nunca de distancia sino de unión.
El aire parece separar a las cosas y a las personas, pero en relaidad hace que nuestra realidad pueda flotar en este océano. Lo descubrí por accidente: sólo hace falta extenderme por la tierra, salir al aire, ser agua y elevarme en nubes entrar por las hendijas internarme en los túneles, en los edificios, en las casas y antes o después estaré con vos.
Tengo en mi memoria, no lo olvides, el sonido de tu corazón. Cuando puse mi cabeza sobre tu pecho, sólo estaba grabando tu sonido, tu corazón saltando y jugando allí dentro... Tengo tu sonido. Ahora puedo hallarte entre las multitudes con la sola guía de tu corazón latiendo.

sábado, octubre 28, 2006

PEQUEÑO MOMENTO


Este instante es un momento diminuto.
Mínimo, pequeño.
Un momento que no aspira a gobernar a nadie,
a cambiar ideas de otros,
un momento de "perfil bajo",
un momento que se puede acomodar fácilmente
en un hotel sin estrellas,
en un colchón viejo, ó, apenas,
en una manta o un papel sobre el suelo.

No precisa de asfalto,
se las arregla con calles de tierra
o huellas en el montes.

Es un momento sin estudios superiores,
no se inserta en el
mercado laboral calificado
pero todo eso no lo hace menos verdadero,
menos menos lleno de vida,
menos deseoso de luz y calor,
no le hace sentir menos
ganas de dormir arropado.

Este momento es único.
Es presente y eterno
está en todos nosotros
y nunca dejará de existir.

OTRA VEZ

La escena se repite
treintaicinco veces treintaicinco...

Es feliz si su compañera tiene un accidente,
y odia ver gente en pareja.
Ella flota en un universo viscoso,
se desplaza moviendo sus pequeñas aletas atrofiadas.

Mira con sus ojos abiertos como cuevas
mira a la gente y escupe cuando no la ven
escupe todo, hasta los crucifijos.

Compra golosinas que devora
mientras se ríe de los pobres
en las comisuras de su boca el rouge corrido
y el marrón del chocolate.

Ella está subida al tren,
hace años que se avalanzó
sobre un asiento y nunca más se bajó.

El tren va y viene, el vagón ya tiene
impregnado su olor;
su risa forzada es la música funcional

¡Que va! ella lo hace por que a ella se lo hicieron!
es la ley: no quiere ser la única,
suficiente motivo para perpetuar la miseria
hasta el fin de los tiempos;
el ineludible teintincincovecestreintaicinco.

domingo, octubre 22, 2006

VACILACION


Estás ahi... y vacilo; siempre vacilo cuando quiero verte,
como en la sala de espera del dentista...
nunca sé si saldré entero, o si algún pedazo mío va a quedarse con vos.

TU IMAGEN

Era frecuente verte al alba, desayunando un chocolate con churros en el café "Vesubio" de la calle Corrientes. Trasnochado, colorido, taciturno, incapaz de apagarte, siempre escribiendo en tu cuaderno gordo. Vaciando imágenes, sensaciones, escritos.

La noche nunca fue oscura, nunca amenazadora, era más bien un navío que te llevaba a otros mundos... pero creo que nunca fue lo bastante extensa para vos.
Cruzaste para quedarte y no puedo evitar echarte de menos.

CABALLITO

No me han maltratado en absoluto, es por eso que hace tantos años que estoy aquí y es por eso también que ya he abandonado el ánimo de partir.

¿Dónde estoy? es algo parecido a un jardín lleno de árboles de cemento que clavan sus ramas mochas en el cielo, con autos como hormigas disciplinadas que van y vienen. Hay un caballito en lo alto de una veleta, cuentan que hace años era el caballito de la veleta de una pulpería en la que los carruajes que se dirigían al oeste hacían un alto en su travesía.

Aquí hice mi alto, donde las topadoras esxcavan buscando vaya a saber Diós que cosa. Construyeron túneles por debajo y trenes como gusanos se arrastrarán por ellos.
pero hay un rincón en mi casa
que aún está salvaje
un rincón al que nada de eso ha llegado...
yo.

INEVITABLE


Cada noche reniego de lo que mis ojos me cuentan.
Mientras más me adentro en vos
más me doy cuenta de que me condenaste a vivir mi mejor historia, a no poder quebrarme.

Me debato en silencio, me escabullo, no respondo tus mensajes, lucho por que no crezcas en mi, pero en lo profundo sucede lo inevitable: nada te detiene, elijes quedarte.

LOS PETALOS DE ROSA

Siempre en los libros, en los diarios íntimos
señalando la página donde algún recuerdo está atrapado
conjurando al tiempo detenido.

El pétalo entre mis dedos es como el recuerdo: quebradizo.
No huele a rosas, huele más bien a "libro viejo"

Cierro mis ojos, y entonces sí.
siento el perfume intacto...
y soy de nuevo el que fui.

jueves 11 may '95

miércoles, octubre 18, 2006

JUSTIFICACION

Escribir es lo único que me alivia,
cuando con sólo vivir no me alcanza...

TUS LINEAS


.                                 .
.                                 .
.                                 .
.                                 .
.                                 .
.                                 .
..................................................
Voy y vuelvo entre tus líneas,
me hamaco sin descanso.
Cuando llego al final,
vuelvo al comienzo...

...es la primera carta que me escribiste...
..................................................

HISTORIAS DE DRAGONES

(Fragmento inspirado en la saga de Terramar de Ursula K. Le Guin)


Los Dragones conocían muy bien el olvidado arte de sentir, sus poderosas y ancestrales mentes eran capaces de ello, mas, también les eran sabidos los riesgos, por eso sólo lo hacían cuando era absolutamente necesario.

Los hombres, en cambio, habían renunciado a aquel poderoso arte mucho tiempo antes. Ni siquiera recordaban en qué consistía; y, como es natural, allí donde la ignorancia o el olvido cavan huecos, los mitos y las supersticiones encuentran su madriguera. Los humanos tenían toda suerte de mitos sobre el sentir y las locuras que ese arte producía en las mentes de quienes osaban practicarlo. (...)

Otra de las artes prohibidas era la Transmutación. Por ser las criaturas más antiguas del universo, los Dragones habían descifrado la naturaleza de las fuerzas que enlazan energía, materia y forma, y conocían el modo en que el molde energético confería forma a la materia. Este saber les permitía, merced a un esfuerzo de su voluntad, modificar la estructura de su propia materia. No era una simple ilusión, era mucho más que eso, podían efectivamente mudar de forma a voluntad. Pero dicho arte entrañaba un riesgo fatal: si permanecían demasiado tiempo, la nueva forma podía impregnarse en la materia tan fuertemente que era posible quedar atrapados para siempre en esa forma. Hay rumores que afirman que habitan entre nosotros algunos Dragones atrapados en formas humanas.

DESCUBRIMIENTO

.
.
.
.....
............
....................
................................
.............................................
He notado que mi intenso gusto por la soledad
tiene un componente fundamental:
Saber que estás cerca.
.............
.....
.
.
.
.

DEDICATORIA

A los que pavimentan con versos

los caminos del alma.
'94

domingo, octubre 15, 2006

PORTALES INTERDIMENSIONALES


Sólo haré una entrada más al Cuaderno Gordo desde Baradero. Aquí fue creado este espacio (el blog) así que la casa de Baradero merece ser incluida por varias razones. La principal es que este es el preciso lugar donde descubrí el segundo Portal Interdimensional que pude explorar.



En medio del campo una antena pequeña en lo alto de un tubo encima de la casa vetusta me conecta… adobe y microondas… ¡vaya combinación! Es muy extraño pero son conexiones Inter-dimensionales también, aunque muy diferentes de las verdaderas.

SITUACIÓN

Estoy en el campo (Baradero, provincia de Buenos Aires) . Hace unos pocos años solía haber una abertura entre mundos justo a unos quince metros de la entrada de la casa en dirección Este, en el espacio circunscripto por una casuarina, un eucalipto y un árbol ligustro cuyo nombre desconozco pero que da una sombra muy cerrada. Se formaba allí una especie de bóveda de “oscuridad” natural a la que nombré alguna vez como”el patio” y en la cual sucedían cosas muy interesantes. Allí, por ejemplo, recibí avisos de muertes inminentes, esto me hizo concluir que una fisura interdimensional combinaba este mundo con el de los que ven hacia adelante, los anticipadores. Ellos ven el futuro. En verdad es poco lo que sabemos de ellos, y posiblemente ellos puedan no sólo ver el futuro sino desplazarse a voluntad y también curvar las líneas de la temporalidad. No están como nosotros sujetos al “Cronos” o tiempo cuantitativo, tiempo lineal, sino que ellos flotan en el "Kairos" o “tiempo que cambia las cosas”. Cuando nosotros experimentamos Kairos indefectiblemente tenemos una sensación de atemporalidad y de extrañeza y esto indefectiblemente indica que algo ha de cambiar en nuestras vidas.

Por ejemplo hace pocos días que la muerte merodeó mi vecindad afectiva, una importante pérdida: mi padre. Sabemos que la proximidad de la muerte propia o ajena sitúa a las personas en Kairos, naturalmente soy persona así que mi eje dimensional-temporal se desplazó abruptamente. Tengo algunas teorías para explicar este corrimiento pero ante la posibilidad de aburrir al lector sólo enunciaré una de ellas. Como he dicho en varias ocasiones, y cada mes lo repito, todos somos parte de una trama, como una red sutil nos conecta con todas las personas para nosotros significativas, y la información circula por las líneas de esa red todo el tiempo, ahora bien, cuando uno de los componentes de la red es de pronto “tragado” hacia otro mundo, las conexiones inmediatas siguen activas y atraviesan los umbrales uniendo los mundos por un tiempo limitado hasta que se van disolviendo, pero, durante ese tiempo en que continúan activas, crean un halo de Kairos en nuestro mundo que alcanza a las personas conectadas al emigrante. Así fue pues, murió mi padre y en las siguientes horas y días sucedieron cosas inexplicables; sensaciones, encuentros, abrazos con hermanos ligados a mi a través de mi padre pero desconocidos hasta ese instante; todos fuimos arrastrados por la misma oleada de Kairos, todo fue absolutamente fuera de lo usual, dando un giro a mi vida que no sé dónde ha de llevarme -y eso me fascina-.

Ahora vuelvo al tema del patio. En ocasiones yaciendo allí, con la vista fija en un punto y siguiendo los procedimientos para rastrear fisuras interdimensionales, que quizás en otro momento explique si les interesa, sentí la oleada súbita y clara del viento del otro mundo cambiando mis ojos y dejándome percibir como lo hacen los foráneos. Claro que sólo unos segundos, no más que eso, pero fue suficiente para perturbarme intensamente y para bien. Por alguna parte de ese lugar se colaban los mensajeros. Imaginate que abrís los ojos y apenas a dos metros encontrás al mensajero, allí, frente a vos, inmutable, con sus ojos rojos fijos en los tuyos. Sucedió en varias ocasiones y siempre fue pavorosamente certera su anticipación.

Después llegó ese vecino nefasto (Mena) extendió los umbrales del mundo común, arrasando con toda la vegetación y contaminado la zona con maderas, chapas y hierros. Estos últimos son materiales que todos sabemos, y si no lo saben se los digo, afectan las convergencias energéticas en las inmediaciones de los portales. Pues algo sucedió porque nunca más pude asomarme a esa puerta. Su acción tuvo consecuencias sobre él mismo (aunque no es consuelo porque arruinar un portal es perder algo precioso e invaluable) parece que el vecino pagó por sus actos poco tiempo después porque a poco de destrozar la trama metafísica del lugar y afectar a todas las personas cercanas, un cáncer imparable lo atrapó como una gigantesca mano arrastrándolo hacia el otro lado.

Afortunadamente, durante el lapso que el portal permaneció abierto desde que me tope con éste, tuve tiempo de investigarlo y de tomar nota de muchos de los eventos que tuvieron lugar en las inmediaciones. Me propongo ofrecerles detalles sobre estos eventos. No porque quiera impresionar a nadie, sino proque sé que estos conocimientos no deben confinarse, deben circular para no sobrecargar ninguno de los componentes de la trama. Mientras tanto, sigo siempre a la caza de otros portales, grietas, pasadizos, aberturas... así que, si saben de alguno les ruego encarecidamente que me contacten, aquí en el blog están mis datos de contacto vía mail –hablo en serio-.

No hace mucho, con un grupo de amigos encontramos (más bien provocamos) dos grietas en Brasil, pero las grietas no son estables y requieren de una gran energía para mantenerlas abiertas el tiempo suficiente como para dar una ojeada o dejar que alguna de las existencias foráneas nos visite y nos cuente algo. Con mucha gente uniendo sus fuerzas es posible abrir una grieta casi en cualquier parte y el poder de foco que tienen mis amigos brasileños es grandioso, pero eso dista muchísimo de ser un portal. Los portales están siempre abiertos, por eso en sus inmediaciones suceden cosas especiales sin necesidad de hacer nada. Las grietas, en cambio, suelen cerrarse inesperadamente y solo dejan que se cuele apenas un poco de información dependiendo, por supuesto, del ánimo de los foráneos que no olvidemos que perciben las aberturas provocadas por nosotros como si fueran los golpes de un martillo neumático en el techo de casa.

PROLOGO DEL AUTOR


En el prólogo al noveno cuaderno gordo dice, perdón, digo:


Éste es el noveno volumen de una serie (...) Aquí volcaré sólo IDEAS PROPIAS; algunas nacidas en mí, otras que pedí prestadas y nunca devolví y, con el devenir del tiempo, hasta el dueño se olvidó de su existencia; por último otras ideas que encontré en la calle sin collar y sin correa, las llevé a casa, las alimenté, las limpié y después me encariñé y me dio pena dejarlas de nuevo en la calle, así que por aquí las verán también.

CUADERNO GORDO

Gustavo murió de Sida a los 34 recién cumplidos. De esto hace ya 12 años. Hasta ese momento, nos seducía sobremanera "cuadernogordear" a solas o juntos. En el propio cuaderno o en el del otro... Para quien no esté familiarizado/a cuadernogordear vendría a ser algo como vaciar contenidos de las cabezas (ojo: metafóricamente hablando) en las páginas de un cuaderno gordo. Nuestra predilección eran los cuadernos Rivadavia de 200 hojas, creo que ya no existen, venían encuadernados como libros, cosidos y todo, y no necesitaban estar enchufados para poder escribir en ellos. Tenían otra virtud: la de ser artesanales pues lo artesanal es único, se sabe, aunque ahora hacen artesanías en serie... bue, como quiera que sea, esos tiempos están lejos, ahora todo es poderoso y sintético, todo aparente y virtual, así que aquí estamos, en este "espacio de bits que van y vienen" ¿para que? no se, yo lo pongo en marcha y ya se verá. En princpipio haré mi parte que es escribir y reescribir algunos de los cuadernos gordos de gustavo y míos, y vos que lees sabrás lo que tenés que hacer.
P.S. si me conocés quizás algun día te muestre uno de los cuadernos gordos "originales"